CLASES DE GUITARRA A DOMICILIO

jueves, 3 de mayo de 2012

EL MÁRMARA EN LLAMAS de BLAS MALO


EL LIBRO
El mármara en llamas de Blas Malo
Constantinopla. El 15 de agosto del año 717 la capital del Imperio bizantino despertó desesperada al descubrir a sus puertas los ejércitos triunfantes de los Omeyas. Ese día, guiadas por el general Maslamah, las fuerzas del islam inician el más severo asedio que conocerá la ciudad desde que la fundara Constantino, y hasta Hagia Sophia llegan las voces de los almuédanos desde el otro lado de la imponente triple muralla de Teodosio. Pero el basileus León III el Isaurio no es un hombre ordinario, y con su voluntad y energía está decidido a resistir a toda costa. Sabe que el imperio depende del genio de un único hombre de oscuro pasado, Calínico, un erudito oculto al mundo y con un gran secreto, quien ignora que desde si huida de Heliópolis años atrás alguien le sigue los pasos.
La ambición de un senador por ser 'basilopator', padre de emperador, pondrá en peligro las esperanzas del imperio, y cuando en las enigmáticas tierras de Egipto ese secreto quede comprometido, Irene, una traductora imperial con un pasado misterioso, y Casiodoro, aprendiz de Calínico, arriesgarán sus vidas para salvaguardar ese secreto antes de que lo descubran los árabes. Sin embargo, ignoran que está en juego no sólo el destino de un imperio, sino también el de sus propias almas.

EL AUTOR

Blas Malo
Blas Malo (Alcázar de San Juan, Ciudad Real, 1977), de raíces jienenses y granadino de adopción, es ingeniero de caminos y un apasionado de la historia, ha dado conferencias sobre literatura histórica y ha organizado rutas literarias en Granada por los escenarios de sus escritos.
Su primera novela, 'El esclavo de la Al-hambra', ambientada en la Granada nazarí del siglo XIV, fue publicada por Ediciones B en 2010, con gran reconocimiento por parte de lectores y crítica. 'El Mármara en llamas' es su segunda novela.
Lector voraz y entusiasta del recreacionismo histórico, nos sumerge en esta novela en el Imperio bizantino, una civilización llena de héroes y traidores, pasiones y odios, esperanzas, vida y muerte, cuya capital, Constantinopla, es una de las ciudades más fascinantes de la historia.

                                         OTROS LIBROS DEL AUTOR
                                               El esclavo de la Al-hambrā

           WEB DEL AUTOR...http://www.blasmalopoyatos.com/
                               
                                          ¿¿DÓNDE COMPRARLO??

                                            EN CUALQUIER LIBRERÍA!!!!!!!!!!!!!!

 <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

   " ENTREVISTA A Blas Malo DE Carolina Molina.."

"El freno de Bizancio al Islam transformó Hispania en Al-Ándalus
                                 

 Blas Malo (Alcázar de San Juan, Ciudad Real, 1977) emprende el difícil camino del escritor de novela histórica con su segundo trabajo El Mármara en llamas. Con su obra El esclavo de Al-Hamra consiguió hacerse conocido dentro y fuera de su tierra de adopción, Granada.

EL HERALDO DEL HENARES: Blas… ¿qué hace un ingeniero escribiendo novela histórica?

BLAS MALO: Las ciencias no están reñidas con las letras. De hecho en ingeniería no solo hay números, también mucha escritura, informes y cálculos que van dirigidos a otras personas. En mi profesión, aunque no lo parezca, juegan un papel importante la psicología y el trato personal, ya que tengo que tratar con mucha gente y muy diversa, desde el peón a pie de tajo hasta ingenieros directores de obra. Todo eso es escribir para otros. Aparte, siempre he sido un lector voraz, y de ser lector a querer imitar tímidamente a aquellos autores que me gustaban parecía el siguiente paso natural. Mi formación profesional me ha ayudado a hacerlo de forma ordenada. Primero, leer mucho y documentarse; luego, pensar qué y cómo se quiere contar. Por último: escribirlo. Con mayor o menor fortuna, pero escribirlo.

EHH: Con tu primera novela El esclavo de la Al-Hamra, te adentrabas en la época de Ibn Zamrak ¿cómo fue tu primera incursión en la literatura? ¿Te fue difícil llegar a publicar?

BLAS MALO: Todo surgió a partir de un relato de ambientación histórica que escribí. Descubrí a Ibn Zamrak, uno de los tres visires poetas que grabaron sus versos en la Alhambra y un desconocido para el público, y me fascinó. Quise devolverle a la vida, pero me llevó tiempo, ya que fue entonces cuando comencé a leer sobre la época nazarí con más profundidad. Aprender sobre una cultura tan lejana en el tiempo, pero a la vez tan próxima a Granada, ciudad donde resido, es complejo y enriquecedor, y cuanto más se indaga, más personajes aparecen dignos de un libro. Después de escribir tocó revisar el texto varias veces, según iba descubriendo más datos y adquiría nueva información. Sabía que no era fácil llegar a las librerías. En España se escribe mucho y bien, y es muy difícil para un novel llamar la atención de las editoriales, pero me hacía ilusión verla publicada, tenía que intentarlo, pues Ibn Zamrak era (y sigue siendo) un personaje palpitante y vivo para mi, y después de un año de negativas y rechazos una agencia aceptó mi manuscrito y a partir de ahí ellos lo movieron por las editoriales. Ediciones B confió en mi historia y les estoy agradecido por ello.

EHH: Y ahora decides hacer un viaje hacia Bizancio con El Mármara en llamas.

BLAS MALO: Sí, cambio de civilización y de temática. Bizancio es una civilización olvidada, a la que debemos mucho más de lo que se podría suponer. Lord John Julius Norwich y su ensayo sobre Bizancio es el culpable de mi descubrimiento de este imperio, y del s.VIII en particular, sobre el que no hay nada novelado, y que fue una época importantísima para Europa. En este siglo tendrá lugar el enfrentamiento entre el Imperio Omeya de los musulmanes de Damasco y el Imperio bizantino.

EHH: Con esta segunda novela se te ven más ganas de aventuras. Has incluido más acción y batallas… ¿cómo ha sido la elaboración de estas 522 páginas?

BLAS MALO: Está ambientado en el año 717, una época convulsa, llena de cambios y agitación, y sobre la que no existen muchos datos escritos. Contamos con la crónica de Teófanes el confesor, escrita siglos después de los hechos, algunas páginas de cronistas árabes y poco más. El transcurrir de los siglos ha hecho desaparecer muchos restos arqueológicos, y hay mucho por investigar sobre estos años. Una de las bazas con que contaba el imperio su red comercial por todo el mar Mediterráneo y la armada, y ha sido fascinante investigar sobre las fuerzas navales del imperio, que aseguraban a la capital su suministro de alimentos, víveres y la venta de mercancías. Las guerras son siempre luchas por los recursos, y cuando Damasco y Constantinopla se enfrentaron, el poder del Islam seguía creciendo devorando las tierras de Bizancio. La balanza se equilibró con la llegada de un hombre a la capital imperial. Su nombre, Calínico. Su gran logro: el fuego griego. Es uno de los personajes principales de la novela.

Otro gran personaje histórico fue el basileus León el Isaurio, quien asumió el gobierno del imperio y llenó de esperanza y moral a los aterrorizados constantinopolitanos cuando, en la mañana del 15 de agosto del año 717 encontraron a todo el ejército musulmán, liderado por el general Maslamah, acampado frente a las murallas de la capital.

EHH: Sabemos que eres un gran amante de la historia pero ¿cómo te documentas para tus novelas? ¿Qué es más importante para ti una buena biblioteca o el conocimiento directo del lugar que describes a través de los viajes?

BLAS MALO: El acceso a una documentación especializada es fundamental, ahorra mucho tiempo en la resolución de dudas y detalles. Internet y sus múltiples herramientas facilitan mucho la búsqueda de esa información, a través de la red o ayudando a localizar determinados libros y ensayos.Siempre es importante el conocimiento directo en campo. Con el bagaje de la lectura detrás, los viajes ayudan a visualizarlo todo, a encajar las piezas, a ver los paisajes, las calles, las gentes, con nuevas perspectivas. Un libro escrito no te ofrece las impresiones sensoriales que te da el mundo real pero transmitir siquiera una parte a los lectores es la magia de la escritura.

EHH: En El Mármara en llamas juegas con la importancia de un elemento: el petra óleum. Algo muy de actualidad, sin embargo.

BLAS MALO: Era el constituyente principal del fuego griego. El petra óleum, que más tarde los árabes llamarán nafta, era ya conocido desde los tiempos de Alejandro Magno, extraído de las surgencias naturales y pozos en Armenia y Mesopotamia. Sus características inflamables ya habían sido apreciadas en el arte de la guerra en Persia y Egipto, muchos siglos antes. Calínico fue un innovador, alguien de mente abierta que supo transformar la brea ardiente de los persas en algo novedoso y diferente, que adquirió el valor de un imperio.

EHH: ¿Qué comparten al-Andalus y Bizancio? ¿Y qué compartimos nosotros, en nuestros días, de estas grandes culturas?

BLAS MALO: Bizancio contendió con el Islam en el extremo oriental al Mediterráneo, deteniendo su avance, y obligando a la expansión musulmana a extenderse hacia Occidente, por todo el norte de África, hasta llegar a las Columnas de Hércules, cruzarlas y desembarcar en la vieja Hispania. Dominaron la península ibérica y cruzaron los Pirineos, siendo detenidos al fin en su avance por las tropas francas de Carlos Martel en Poitiers en el año 732, y por cuestiones de logística: no podían mantener las larguísimas rutas de abastecimiento desde Damasco. Por Bizancio, Hispania se transformó en Al-Ándalus. Sin Bizancio la historia de las religiones en Europa hubiera sido totalmente diferente. Bizancio preservó el legado latino de Roma y fueron los árabes los que lo propagaron y lo dieron a conocer por segunda vez a Europa occidental después de siglos de oscuridad. La herencia de Bizancio será el germen de lo que se conocerá como Renacimiento siglos más tarde.

EHH: ¿Pensando ya en la siguiente novela?

BLAS MALO: Sí. Regreso a la Edad Media peninsular, a caballo entre Jaén y Sevilla, a desarrollar un episodio de nuestra historia. Tenemos la fortuna de vivir en una península que siempre ha sido zona de de paso de culturas y todo ello nos ha dado una riqueza histórica envidiable. De nuevo he descubierto personajes que desconocía cuyas vidas bien merecen una novela. Hacer accesible la historia y sus hechos de una forma amena debe ser un cometido de los escritores de novela histórica. Y eso intento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuentanos que te ha parecido..

QUIZAS TAMBIÉN LE INTERESE...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...