CLASES DE GUITARRA A DOMICILIO

lunes, 11 de marzo de 2013

69 tornillos y ciego. ¿Ahora qué? de Rafa Olalla

El libro
 El 12 de enero del 2006 empezó el espectáculo. El traje de bombero me salvó, pero me quedé ciego y con la cara destrozada después de salir disparado en un escape de gas en Santa Coloma de Gramenet, Barcelona. A partir de aquí, mi vida dio un giro de 360 grados. Y no para mal, sino para bien.
Desde entonces he viajado a París con la ONCE, he conducido un kart, he continuado siendo el entrenador del equipo de futbol de los bomberos de la Generalitat de Barcelona, y hasta he metido un penalti sin ver tres en un burro.
Mi experiencia es un ejemplo más de cómo con risas y mucho amor se puede salir adelante cuando el mundo se pone a girar del revés. Todas estas experiencias, mi paso por el cuerpo de los bomberos y las reacciones de mi entorno, incluso de los genios que me han reconstruido la cara, las recojo en este relato de los 4 años posteriores a mi renacer.

 Prólogo del libro “69 Tornillos y Ciego. ¿Ahora qué?”
“Las primeras palabras de este libro aún las tengo en mi libreta. Si me acerco mucho, puedo leer algo de aquellas enormes letras que escribí en abril del 2006. Llevaba casi tres meses en el hospital, sedado y ciego, y sentí la necesidad de fijar en un papel el infierno que había vivido en el coma.
Durante prácticamente un mes, malviví en las ascuas del infierno. Allí todo es oscuridad, temor, miedo, confusión, desesperación, estremecimiento, malos pensamientos, locura, dolor, lágrimas, gritos, rabia, furia, debilidad, impotencia, negrura, vacío, pestilencia, amargura, llanto, pesadillas, incoherencias, ruidos, horror, odio. No hay colores, ni risas, ni flores, ni aromas. En las tinieblas aprendí el poder de los contrarios y las paradojas de la vida: si hay un infierno es porque existe un cielo donde hay justo lo contrario. Por eso, una vez que has visto lo peor, tienes la mayor de las oportunidades que te brinda la vida: la de convertir tu infierno en tu cielo.
Cuando desperté del coma abrí la puerta del abismo y me encontré desnudo. Todo lo que conocía, sentía y había aprendido, se había esfumado. De repente, alguien o algo se había entrometido en mi vida, cogiéndome por la espalda y elevándome muy alto, hasta perder de vista las sendas de mi vida. Y ese alguien inesperado me colocó lejos, muy lejos, en un tablero desconocido y nuevo para mí, donde ni siquiera sabía por dónde empezar.
Siempre he pensado que el presente es la consecuencia de las decisiones que has tomado en tu pasado. Alguna vez, todos nos hemos preguntado cómo seríamos ahora si nos hubiéramos casado con aquella chica y no con ésta, si nos hubiéramos ido a vivir a otra ciudad o si hubiéramos cogido el trabajo aquel que nos propusieron… Simplificando mucho, pienso que en la vida podemos tomar dos tipos de decisiones: las correctas y las erróneas, de las cuales nosotros mismos somos los responsables directos. Sin embargo, en mi caso no tuve opción y el 12 de enero del 2006 me usurparon el derecho de decidir mal por mí mismo, equivocarme y hacerme daño. Y hasta que uno no lo vive, es difícil imaginar la frustración e impotencia que se siente cuando te arrebatan así de repente y sin avisar, una parte tan importante de tu vida.
Al despertar de una situación límite tienes dos opciones: reír o llorar. Los primeros días no puedes evitar el llanto que te produce ver todo lo que has perdido, así como la rabia de sentirte atrapado y no poder hacer nada. Pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que si no apuestas por volver a reír, crecer y amar, languidecerás y morirás en vida. En mi caso, al salir del coma no tuve dudas y aposté por el camino difícil. El camino lleno de obstáculos por superar, el de no rendirme, el de aceptar que hay cosas que no podré volver a hacer y el de afrontar una nueva vida sin nada de lo que tenía antes. Mi mundo se puso a girar al revés y tuve que frenarlo para no marearme.
Tras el accidente tuve que reinventarme. De pronto, un alma, que no sabía lo grande que era ni dónde la tenía, empezó a susurrarme, a hablar conmigo,  a guiarme, acariciarme y a quererme. Dentro de mí, noté como surgieron sitios y rincones que nunca antes había percibido y que me daban muchas fuerzas para seguir adelante, así como un amor repentino y desmesurado hacia la propia vida. Por primera vez, noté que mi destino a partir de entonces solo dependería de mí y comprendí que mi voluntad de decidir sería más importante que en mi anterior vida. En mi opinión, en vidas normales como la que tuve antes del accidente, hay cosas que vienen solas y tú a veces solo tienes que limitarte a tomar decisiones flojas y ligeras, que como he dicho hace unas líneas, pueden ser acertadas o no. En mi nueva situación sin embargo, me di cuenta de que mi voluntad y mi decisión eran vitales para trazar mi futuro y buscar de nuevo la belleza, el amor y la alegría en un mundo oscuro que desconocía.
Cuando mi madre me trajo una libreta al hospital, cogí un rotulador negro y me puse a escribir. Además de querer explicar lo que había sufrido en el coma, pensé que escribiendo me desfogaría y podría reflexionar tranquilamente sobre mi situación. ¡Pero vaya sensación más incómoda! Probé de escribir en horizontal, vertical, mayúsculas, con bolígrafo… Y todo el rato me salía lo mismo: unas cinco líneas por folio que no veía y encima, ninguna recta.
Al salir del hospital, cuando ya me había cansado de anotar mis pensamientos a ciegas, mi amigo Manel Parada me animó para que continuara narrando mi experiencia y así, algún día poder publicarla en un libro. Quizás me lo dijo para mantenerme entretenido… O para hacerme recordar buenos momentos… Lo cierto es que no tenía nada mejor que hacer. Así que le hice caso y en vez de coger otra libreta, me compré una grabadora para poder explicar detalladamente mi historia. Desde entonces, me he estado grabando para después poder contar y recordar en este libro lo que he vivido y sentido durante todos estos años.
Al escuchar la primera cinta que registré me doy cuenta de que todavía no era consciente de la magnitud de lo ocurrido. Pensaba que en un par de meses podría leer los garabatos que había intentado escribir en mi libreta azul, que volvería a trabajar de bombero, a conducir mi taxi, a jugar a fútbol con mi hijo y mis amigos… En definitiva, creía que recuperaría mi vida normal. Pero pronto me di cuenta de mi nueva situación: me había vuelto un bebé ciego, pero con la ventaja de haber visto antes y dispuesto a volver a aprender a reír, a comer, a hablar, a caminar en la oscuridad…
En este libro os hablaré del Rafa espabilado, bombero, taxista, futbolista ynegociante que era antes de la explosión y de cómo tras el accidente, he visto crecer a un personaje distinto que a veces me cuesta creer. Ahora soy un nuevo Rafa, cargado de amor y con más ganas que nunca de aprovechar esta nueva oportunidad que me ha brindado la vida.
Con el accidente, empecé a formar parte de un grupo de personas a las que les han ocurrido cosas fuertes, excepcionales, dolorosas y difíciles de soportar. Muchas veces me han dicho que gente como yo somos héroes por saber iluminar de nuevo nuestras vidas. Pero ante estos halagos, siempre digo que en situaciones como la mía es cuando paradójicamente tenemos más oportunidades de sacar más provecho de lo normal, ya que después de haberlo pasado tan mal, cualquier problema se hace más pequeño. Para mí, los héroes son las personas que están la UCI debatiéndose entre la vida y la muerte, con su mente contra su propio cuerpo. Cuando estos hombres y mujeres consiguen derrotar al infierno y salir del coma, pasan de ser héroes a recién nacidos. Y entonces es ahí cuando los héroes son los médicos que te curan y todos aquellos que, en mi caso, han logrado que vuelva a tener un aspecto formal, hable, coma, mastique, vea sombras, me ría, gesticule y en definitiva, vuelva a sentirme feliz.
Nuestra sociedad está llena de personas o ‘héroes’ que algún día salieron de una situación parecida a la mía pero que por diferentes motivos no han podido explicar sus vivencias como yo. Siempre he pensado que para escribir un libro se necesita tener una historia que contar y mucho tiempo libre. En mi caso, después de todo lo que me ha pasado y con todo el tiempo que tengo al estar jubilado en el cuerpo de bomberos, he tenido muchos meses relatar mi historia. Y se la he contado a Ana Belén Callado, que es periodista y se ha dedicado durante más de un año a conocer mi historia. Ella ha recogido todas mis cintas y los textos que escribí y los ha plasmado en el papel, ordenando todas mis ideas y entrevistando además a mis amigos, familiares y profesionales que aparecen en momentos importantes de este libro, para poder mostrar la otra cara de la moneda y ver también como ellos han vivido mi situación.
Con este libro, mi intención es transmitir mi mensaje optimista de la forma más clara posible. Quiero contar lo sencillo que es levantarse cuando la vida te lo quita todo menos tu mente y tu corazón, que son más fuertes que cualquier bomba o suceso. Después de lo que he vivido, tengo la sensación de que todo es posible y sé que ante cualquier situación, se puede luchar para encontrar el lado positivo y disfrutar del momento.
Estoy seguro de que si mi yo anterior al coma me viera, no me reconocería. Hoy por suerte o desgracia soy más grande, más sabio y conozco más cosas de mí y de todos los que me rodean. Ojalá con este libro logre levantar a alguien que esté sentado en casa, triste, malhumorado y cabreado con la vida por haberlo dejado desnudo. Solo con esto, me consideraré la persona más feliz del mundo”.


Puedes comprarlo en: Libritienda.com


Escucha la entrevista a Rafa Olalla en ‘Catalunya Sense Barreres’

 El pasado viernes 9 de noviembre, Rafa volvió al programa ‘Catalunya Sense Barreres’ de Ràdio Estel para conversar con Anna Hernández sobre nuestro libro ‘69 Tornillos y Ciego. ¿Ahora qué?’

http://69tornillosyciego.com/2012/11/22/escucha-la-entrevista-a-rafa-olalla-en-catalunya-sense-barreres/




5.957 palabras ordenadas - Marta Pantiga

El libro
Una recopilación de relatos breves, escritos desde mi apreciación del mundo. Pequeñas historias con vidas y vida propia, con formas, escenarios, personajes siempre diferentes pero unidos, cosas y personas, por mi forma de ver la vida.


La autora
Nace en Avilés (Asturias) el milenio pasado, en la actualidad vive en Tenerife por causas afines a su voluntad.
Saxofonista en Valencia, restauradora de antiguedades en Barcelona, profesora de restauración en Asturias, escritora artesanal en Canarias, peregrina residente de toda España.
Empezó a escribir cuando aprendió y ya nunca más lo dejó.
Tiene libros editados en cuentos colectivos, "365 contes Un any de contes", "Bocados sabrosos 2"; en poesía, "Poemas a medida".
Colabora con revistas virtuales, como el magacín cultural ZK 2.0 y es redactora de la revista "Virtual Magles".
Forma parte de Ediciona, y de la Red Mundial de escritores en español.
Se declara díscola de si misma y escritora manierista.

Puedes comprar el libro en:

http://www.libreriaproteo.com/libro/ver/id/1050175/titulo/5957-palabras-ordenadas.html

http://www.todostuslibros.com/libros/5-957-palabras-ordenadas_978-84-933717-6-0


Página del libro en facebook:
https://www.facebook.com/5957PalabrasOrdenadas

Blog de la autora
http://taliesin65.wordpress.com/2013/02/22/5-957-palabras-ordenadas/


QUIZAS TAMBIÉN LE INTERESE...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...