jueves, 5 de mayo de 2011

EL SINDROME DE KORSAKOFF de ALBERTO FAUSTO





La historia


SU HISTORIA
Comencé a escribir "El síndrome de Korsakoff" con veinte años, y fue un tiempo de intenso proceso creativo que jamás olvidaré. Como todo aquel que desea ganarse la vida con aquello que más le gusta hacer, vibré y me emocioné con cada palabra que trasladé al papel, a la vez que ponía todo mi empeño en buscar y encontrar una editorial dispuesta a publicarlo.


El día uno de junio de 2010 recibí una carta, una respuesta a una de las propuestas editoriales que había elaborado meses antes. Quienes conozcan ese momento sabrán a que me refiero cuando describo la conjunción de sentimientos que a uno le invaden, al constatar que efectivamente su primera novela va a ver la luz, que va a ser impresa y encuadernada en sus tapas, y que uno va a poder sentir el aroma de sus páginas al pasar. Será que los que nos dedicamos a esto somos unos románticos, unos ilusos o unos estúpidos... o todo a la vez, pero el mero hecho de sostener entre tus manos un producto de tu propia creación, un pedazo de ti... es algo que lleva nuestras emociones al límite; un momento cumbre mágico e irrepetible.

Fue un ocho de julio, el mes siete, siete días después de que un servidor cumpliese años. El libro se presentó en mi ciudad natal, Alcoy, y acudió tanta gente al evento que muchos tuvieron que quedarse de pie, e incluso fuera del local que habíamos habilitado a tal efecto. Era un momento dulce, casi como rozar las nubes, el piano del genio Rachmaninoff como música de fondo y todo el mundo expectante, esperando escuchar lo que yo tuviese que decir. En poco más de una hora superábamos el centenar de ejemplares vendidos, todo un lujo para alguien que empieza y es un completo desconocido. Mi hermana cobraba los libros y mi madre se emocionaba en primera fila a la par que yo hablaba, tranquilo tras recibir un gesto que indicaba que la venta iba viento en popa.

Después vendría quizá el camino más tortuoso, el de la llegada de la novela a las librerías. El mundo editorial es mucho más complejo de lo que en principio puede parecer, y muchos libreros no se arriesgan a pedir un libro de un autor nuevo cuando puede poner el escaparate lo último de Dan Brown sabiendo con toda seguridad que va a venderse. Aún así no desistí, tarjetas de visita en mano cual comercial, y todo el empeño puesto en la red y el potencial que me ofrecía, continué promocionando mi pequeño a capa y espada, hasta el punto de que en seis meses el libro podía verse en centros del Corte Inglés, y en librerías de toda índole que incluyen prestigiosas firmas de Madrid.

Con tres tiradas y varios cientos de ejemplares vendidos, me colgué una carpeta bajo el brazo y me fui a defender el libro por diferentes institutos, con resultados más que favorables. La novela fue incluida como lectura obligatoria en el colegio José Arnauda de Alcoy, en el curso de 4º de ESO, y yo mismo me encargué de elaborar el plan de trabajo de los estudiantes junto a la profesora de lengua y literatura Lucía Orquín. Puedo asegurar que una de las satisfacciones más grandes de mi vida fue dar una charla a esos chavales que tan bien me recibieron. Hoy me paran por la calle y me felicitan por el texto.

Comenzaron a llegar las primeras críticas profesionales del libro, y de él se han dicho cosas como estas:


“Opera prima de Alberto Fausto que con apenas 22 años nos sorprende con una novela muy original... es un autor prometedor que tie­ne muchas más cosas que ofrecernos en el futuro...” Me gusta leer

“Una narrativa enérgica y apasionada que engancha desde la primera página...” Diario Ciudad de Alcoy

“De una madurez sorprendente para un escritor tan joven, que se ha tenido que documentar en distintos campos y de los cuales sale más que airoso” Todoliteratura.es

Pero si hay un tipo de reseña que a mí me apasiona es la del lector de calle, la del ciudadano de a pie que desinteresadamen­te se presta y decide plasmar en papel las sensaciones que le so­brevinieron al leerme:

“Gracias por hacer algo más que escribir, sensibilizando, no dejando impasible al que lee tu obra. Ha sido un descubrimiento conmovedor. Escribes tan delicadamente, que consigues que la lectura se conviertaen eterna poesía” Silvia Egea

“Es un libro apasionante y me asombra la capacidad del escritor siendo tan joven. Recomiendo encarecidamente leerlo, no os podéis perder semejante obra” M.j. Lasala

“Tiene ternura y belleza. Y unos personajes diversos, a cada cuál más interesante. La recomiendo totalmente” Laura Literatura

“La novela engancha al lector en un ambiente que podríamos des­cribir como tétrico en prácticamente todos sus escenarios... No os lo po­déis perder” Bibliografía Alcoyana


El libro incluso tiene un trailer, lanzado un mes después de su publicación y hecho en su totalidad por mi mismo, con la inesti­mable colaboración de mi madre que puso su voz, y el actor Rafa Segura que se prestó a ser filmado, además del pequeño cameo de la que ahora es mi pareja. Como ven aquí todo queda en familia. Es en este punto cuando llega la reflexión. ¿Qué ha hecho la editorial mientras yo me desvivía por el libro? Nada, aparte de sentarse y cobrar por mi trabajo. Ni un artículo de prensa, fallos ga­rrafales en la edición que no estaban en el original que envié, pagos tardíos y pésimo afán de distribución. Esto, a mi parecer, es una fal­ta de respeto no solo para mí, sino para los lectores que pagan por ello y para el propio arte, cuyos principios fundamentales siempre deberían primar la satisfacción del público por encima del caballero don dinero. Ojo, esto no quiere decir que todas las editoriales sean así, solo que yo no tuve demasiada suerte con la mía.

Pues no se hable más, si alguien ha de beneficiarse del tex­to que sea el lector, y no un tercero que solo busque lucro rápido y barato. No, no de este modo. El libro seguirá su camino hasta que una editorial en condiciones se interese por él, y mientras tanto quiero que seáis vosotros, quienes podáis disfrutar de la historia por un módico precio (tan solo 2.5 € en formato digital). Cada venta será un paso más hacia esa meta ansiada que es la publicación en términos aceptables. Afortunadamente el mer­cado está repleto de editoriales en las que sí se puede confiar, y ese es el punto final del recorrido que hoy empiezo aquí junto a voso­tros.

Os lego mi libro, que es lo más grande que tengo y he logra­do hacer con mis propias manos. Con él he reído, he soñado e in­cluso se me han escapado las lágrimas, y por ello y ante todo mi de­ seo es transmitiros esos sentimientos y que los experimentéis y juz­guéis vosotros mismos. Solo os pido, si se me permite tal licencia, que me ayudéis corriendo la voz y entre todos hagamos este sueño realidad.

El hecho de que leáis mi trabajo ya es todo un honor para mí, y por ello quiero mostrar mi agradecimiento a todo aquel que se una a la causa: Cada nuevo seguidor de la página de Facebook (El Síndrome de Korsakoff), será añadido a una nube de palabras en la que estaréis todos vosotros. La idea es que el día que el original sea publicado en papel por una editorial respetable, esa nube se in­cluya al final del libro de modo que quede constancia de todos vosotros. Porque vosotros sois El síndrome de Korsakoff. Porque sin vosotros nada de esto tendría sentido.

Dadle una oportunidad al libro, que el hecho de que no esté en la mejor estantería de las librerías no significa nada. Muchas ve­ces argumentamos que la piratería es necesaria, que los productos de entretenimiento son demasiado caros. Pues bien, ahí tenéis mi libro, y tan solo cuesta 2.5 €. Únicamente tenéis que leerlo. ;)


A. Fausto


PODEÍS COMPRAR ESTA NOVELA AQUI:

VISITAD TAMBIÉN ESTE ENLACE EN YOUTUBE:


2 comentarios:

  1. Gracias por compartir! Ya me dirás que te parece cuando la termines. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Cuentanos que te ha parecido..

QUIZAS TAMBIÉN LE INTERESE...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...